Buscador

Twitter Facebook RSS

'Wonder' - Y hala, a disfrutar

Vía El Séptimo Arte por 29 de noviembre de 2017
Imagen destacada

Según reza la versión oficial 'Wonder' es una inspiradora y emocionante historia basada en el best-seller de R.J. Palacio que no dejará a nadie indiferente. Dicha obra, conocida sobre el papel como 'La lección de August', es un clásico contemporáneo que ha invitado a los millones de personas que ya lo han leído a crecer en la adversidad, aceptarse tal como son, elegir ser amables y saber que, al final, siempre encontrarán una mano amiga. O más de una, añado.

Y aunque no sea la versión oficial, podría serlo también. Perfectamente. E incluso quizá de manera más contundente: 'Wonder' vendría a ser a su vez una definición bastante exacta de lo que si no estoy mal informado, los norteamericanos llaman "crowd pleaser". Algo que podríamos definir como "que atrae a la multitud, y del gusto de todos". Y sin cargo alguno de conciencia, oiga, que no hay por qué arreglar nada si da la casualidad de que no hay nada roto.

Pase de la muerte, y a empujarla: 'Wonder' es lo que también, tirando otra vez de anglicismo, qué remedio, y qué fácil, se conoce como una "feel-good movie". Esto es, además de atraer a la multitud y ser del gusto de todos, es una película que también pretende hacerte sentir bien. Como espectador, y a su vez como persona. Y para cumplir con ambos casos, faltaría más, ayuda dejar en la puerta a ese cínico malparido y amargado en el que a veces nos convertimos.

Algo que resulta muy fácil con 'Wonder', el tipo de "feel-good movie" a la que como si fuera una de Pixar, da igual verla venir que el resultado viene a ser el mismo: La rendición. Porque su evidencia te desarma mediante el arma más poderosa, la inocencia de un niño. Una inocencia alimentada por el verdadero gran hallazgo de la propuesta: Dar voz tanto a August como a su entorno, con una Julia Roberts de nuevo luciendo esa irresistible sonrisa suya.

En 'Wonder' la vida es como una caja de bombones abierta de par en par ante tus narices en la que sabes que te va a tocar. Una drama tan light como benigno, tan honesto como a la vez inspirador que en su intento por hacerte sentir bien simplemente, gana. Más de cara al espectador que de cara a la persona, lo que no le resta mérito. Funciona, y además tan bien como para enorgullecerse. Se entiende su más que probable éxito. Por y para el público. Y hala, a disfrutar.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad