Buscador

Twitter Facebook RSS

'Your Honor' - Cuando lo notable parece sólo suficiente

Vía El Séptimo Arte por 23 de febrero de 2021
Imagen destacada

'Your Honor' es una de esas series que lo tienen todo para ser mejor que "buenas sin más". Hasta el punto de estar obligadas a ser mucho mejor que simplemente "buenas". Sobre el papel, desde luego, está de sobra capacitada para ello. Por algo decimos que lo tiene todo. Como para que lo notable parezca sólo suficiente, y no más que suficiente. Un buen guionista como Peter Moffat, unos buenos productores como Robert y Michelle King, un buen director como Edward Berger, o una buena cadena como Showtime.

También una buena base, una serie de prestigio (pero por aquí desconocida) como lo es la israelí 'Kvodo', o sobre todo la imponente presencia de Bryan Cranston, un estupendo actor que llena la pantalla con su sola presencia. Lo dicho, sobre el papel todo pinta tan bien como luego todo luce tan bien en pantalla. Es innegable que 'Your Honor' es lo que se dice una buena serie. Una serie tan "honorable" como tan "honorable" es al menos en apariencia cualquier juez que así es presentado por el aguacil de turno. Su... señoría.

Un error, un pequeño, simple e inocente error te puede costar dicha apariencia de "honorabilidad", tal y como podemos ver en el día a día. Un error que no necesariamente tiene por qué ser importante o relevante, ni tan siquiera un error, pero por el que serás juzgado todos los días como si el resto de tu carrera no valiese una mierda. Como para que lo notable pueda parecer tan solo suficiente, y el bombero que entra en un edificio en llamas no sea un héroe, sino sólo un tío haciendo su trabajo. Que para algo le pagan.

Haber estudiado. O mejor aún, haberte dedicado a pegar carteles para un partido político...


Y sus dos primeros episodios son extraordinarios, totalmente dignos de la serie con mayúsculas que sobre el papel puede y debería ser. Una producción muy sólida donde todo luce a gran nivel. Mejor que buena, cumpliendo con las altas expectativas y manteniendo el listón muy alto. Tal vez... demasiado alto. A partir del tercero sin embargo la serie parece que frena un poco. Tal vez, es posible. Aunque también puede que tan sólo se mantenga en ese punto donde lo notable parezca sólo suficiente, y no más que suficiente.

Ese punto donde un error, un pequeño, simple e inocente error te puede costar la apariencia de "honorabilidad" que has estado construyendo desde el principio. Un error que no necesariamente tiene por qué ser importante o relevante, ni tan siquiera un error, pero que puede suponer todo un mundo cuando estás tan arriba y apuntando tan alto. Mientras que sus dos primeros episodios son muy tensos y vibrantes, los siguientes a continuación parecen sumidos en la inercia de la serie que se cree demasiado buena para ir directa al grano.

Esto es, contemporiza. Se ralentiza y relaja para durar los diez episodios que dura en lugar de los ocho que podría haber durado. No es necesariamente algo malo, pues ver a actores como Bryan Cranston o Michael Stuhlbarg actuando siempre es un placer. No hay minuto que parezca desaprovechado, pero sí tal vez redundante. O disperso. O en comparación con sus primeros compases, menos intenso. O tal vez poco intenso. Al fin y al cabo llegamos a este juzgado impactados y emocionados después de sus soberbios primeros minutos.

Pero no es más que una impresión que prueba la importancia sobre opinar -que no valorar- una serie una vez vista al completo y en su conjunto: 'Your Honor' frena durante un par de episodios para tomar aire, y con tranquilidad y sobre todo credibilidad, asentar las bases de lo que viene después: Un lento pero continuo in crescendo donde el suspense y la incertidumbre se construyen con tranquilidad pero sin descanso ni pausa alguna. Cada movimiento es un paso firme y cuidadoso sobre una cada vez más fina línea de vida.

Algo parecido (en espíritu) a 'Better Call Saul', relamiéndose y regodeándose en una narrativa construida paso a paso con relativa parsimonia. A pesar de su comienzo tan vibrante, 'Your Honor' no es desde luego una serie efectista para impacientes o impertinentes. No hay puntada sin hilo, no hay pasos en falso ni nada que se haya dejado al azar: Todo termina por encajar en su debido momento, dando forma y volumen al drama humano de Bryan Cranston a lo largo de diez episodios de los que después de todo, ni falta ni sobra ninguno.

'Your Honor' es un paciente thriller para adultos que lo tiene todo para ser mejor que "buena sin más". Hasta el punto de estar obligada a ser mejor que "buena sin más". Sobre el papel está de sobra capacitada, y sobre la pantalla parece que además, lo es. De sobra. Siempre se le podría pedir más, o ser más directa, o que tuviera continuación. O que fuera cualquier otra cosa. Porque 'Your Honor' parece que al igual que Bryan Cranston, no hace más que cumplir con su trabajo. Como aquel bombero que entra en un edificio en llamas.

Como para que lo notable parezca sólo, y tan sólo más que suficiente.


* Esta crítica es una revisión de la publicada originalmente el 20 de diciembre de 2020. En rojo, las variaciones respecto al texto original.

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Your Honor

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas