Buscador

Twitter Facebook RSS

'Hierro' (T2) - Echando más Hierro al asunto

Vía El Séptimo Arte por 19 de febrero de 2021
Imagen destacada

'Hierro' se beneficia de aquello que más nos gusta a los que, en teoría, dedicamos nuestro tiempo a ver series en lugar de hacer tiempo con cualquier serie. De aquello que nos gusta a los que no somos esclavos del sofá y elegimos qué, cuando o cómo: Que nos cuenten una historia a golpe de guión, no de efecto. A todos nos gusta cuando Drogo escupe fuego... pero lo que acabamos discutiendo, incluso de manera violenta y encarnizada, es el por qué lo hace. Esto es, por la historia.

'Hierro' no es una serie fundamentada tanto en los giros -que los hay, por supuesto- como en la dinámica de y entre los personajes. Sirva de ejemplo que no hay que esperar al último episodio para conocer qué pasó... o quién fue, de nuevo, también en su segunda temporada. Una segunda temporada que es incluso mejor que la primera, dando continuidad a su particular universo canario de paso que lo enriquece, apoyándose, repito lo dicho, siempre en los personajes y no en la acción.

Estas segunda temporada conserva y además refuerza las virtudes de la primera, al tiempo que con seis episodios en lugar de los ocho de aquella aumenta la intensidad con la que se desarrolla todo. Con más intensidad, que no por ello de forma atropellada o forzada: 'Hierro' sigue haciendo gala de ese tempo reposado e inmaculado tan característico de los "nordic noir" a los que aporta, sin ninguna voluntad costumbrista o pintoresca, el acento y la radiante luminosidad de la isla canaria.

Con el reto por delante de no repetirse, esta nueva temporada de 'Hierro' desarrolla igualmente dos líneas argumentales entrelazadas y condenadas a encontrarse más pronto que tarde: Una, la que trata los efectos colaterales de su primera temporada; y la otra, un conflicto familiar que amenaza con explotar de forma ingrata y desagradable. Ambas destacan por lo mismo: Su sentido común, mesura y construcción narrativa lógica. 'Hierro' sigue brillando con el pulido de lo justo y necesario.

No, la isla de Hierro no ha pasado de ser ese sitio en el que (casi) nunca pasa nada a un infierno sobre la Tierra donde ahora se acumulen los cadáveres o los golpes de efecto imposibles. Sus creadores se siguen toman el debido tiempo y las debidas molestias para desarrollar y dar forma a su tablero de juego, utilizando el bello y característico entorno del Hierro como el marco propicio para las acciones y comportamientos de unos personajes que se sienten tan vivos como la propia isla.

El salto de calidad de la televisión al streaming. De ver en lugar de hacer tiempo. Eso representa 'Hierro', aún más si cabe en una segunda temporada incorruptible y fiel a las señas de identidad que la han conferido ese aura tan propio. El suspense, los giros y golpes de efecto siempre están supeditados al drama humano y los vaivenes emocionales de los personajes, de nuevo con Candela Peña y Darío Grandinetti brillando con luz propia, siendo esta luz especialmente brillante cuando ambos comparten escena.

Esta segunda temporada de 'Hierro' la refuerza como una de las series españolas más imprescindibles de la actualidad. Todo ello sin necesidad de florituras narrativas o visuales superfluas, ni de recurrir a excesos gratuitos ni a impostados apuntes de falsa modernidad. Un modélico ejemplo de como construir una ficción atemporal en torno a sus tres puntales más clásicos y a la vez básicos: El guión, el entorno y los personajes. El género es el catalizador, rara vez la causa o el fin último.

'Hierro' se crece como la estupenda ficción episódica cuya resolución, aunque importante, no lo es tanto como todo lo que nos lleva hasta allí. Como aquellos "nordic noir" a los que remite, una ficción con claro sabor local y envuelta en una estupenda pero discreta factura audiovisual a plena disposición de su trama y personajes. Una ficción creíble apoyada en lo cotidiano y el olor de lo hogareño que nos mantiene, de nuevo, expectantes de un episodio a otro. Que de nuevo, nos hace cómplices de principio a fin.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Hierro

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas