Buscador

Twitter Facebook RSS

Entrevista a Jacques Audiard, co-guionista y director de 'Los hermanos Sisters'

Vía Avalon por 10 de mayo de 2019
Imagen destacada

Este viernes 10 de mayo llega a los cines españoles 'Los hermanos Sisters', el nuevo filme co-escrito y dirigido por el francés Jacques Audiard, responsable de títulos tan aclamados como 'De latir, mi corazón se ha parado', 'Un profeta', 'De óxido y hueso' o 'Dheepan'.

Basada en la novela homónima del escritor Patrick deWitt y protagonizada por Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal y Riz Ahmed, 'Los hermanos Sisters' muestra una nueva faceta del western y nos lleva a explorar lo que significa ser hombre en un viaje peligroso, cómico y emocionalmente catártico.

Corre el año 1851. Charlie y Eli Sisters son una pareja de hermanos asesinos, dos niños convertidos en hombres dentro de un mundo hostil y despiadado. Sus manos están manchadas de sangre: Sangre de criminales y sangre de inocentes... No conocen más que la vida del pistolero. Aunque daría cualquier cosa por su hermano pequeño, el introspectivo Eli sueña con poder llevar una vida normal. Mientras tanto, el alcohólico Charlie, el menor de los Sisters, ha tomado encantado el papel de líder y guía al dúo en sus misiones. Poco a poco, ambos empezarán a cuestionar y encontrar cada vez más peros en los métodos del otro.

Los hermanos Sisters se embarcan en un viaje por el noroeste del país, que los llevará por las montañas de Oregón y un peligroso burdel en la pequeña ciudad de Mayfield hasta tierras californianas, reino de la fiebre del oro. Sin duda, esta travesía pondrá a prueba los sanguinarios lazos familiares que los unen, pero... ¿y si fuera la única forma de que los hermanos descubran si aún les queda algo de humanidad?.


¿Cómo surgió este proyecto?

Pues de una forma bastante nueva para mí. En este caso, la idea no se me ocurrió a mí, sino a John C. Reilly y a su mujer, la productora Alison Dickey. Cuando nos conocimos en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2012, donde se estaba proyectando mi película 'De óxido y hueso', me pidieron que me leyera la novela de Patrick deWitt, de la que habían comprado los derechos no hacía mucho, y he de admitir que me gustó muchísimo cuando lo hice. En ese momento no me di cuenta, pero aquella era la primera vez que aceptaba una propuesta de material para una película. Hasta entonces, siempre había trabajado con mis propias ideas o a base de alguna novela que había leído, es decir, creando mis propios filmes. Tengo que reconocer que, de haber sido solo por mí, nunca me habría topado con el libro de deWitt ni se me habría ocurrido hacer un western. Además, por aquel entonces ya estaba escribiendo el guion de la que iba a ser mi próxima película, 'Dheepan'.


¿Nunca habías soñado con hacer un western de los de antes?

La verdad es que no, nunca me había sentido especialmente atraído por el género. Me interesaba más la época en la que empezó a decaer, con títulos más o menos posmodernos, como 'Pequeño gran hombre' o 'Missouri', ambas de Arthur Penn.

Si hablamos de westerns más clásicos, me pasa lo mismo. Me llamaban más la atención las películas del crepúsculo del viejo oeste, aquellas que... más bien, criticaban al propio género, como 'Río Bravo', 'El hombre que mató a Liberty Valance' o 'El gran combate'. Desde el punto de vista narrativo, aunque épico, el western es bastante lineal y no tiene mucho suspense, y creo que en mi trabajo siempre me suelo decantar por historias más complejas...


Tus películas tienden a girar en torno a historias íntimas y personales, ¿no es cierto?

Sí y, en este caso, el libro habla de la fraternidad, así que supongo que eso fue lo que me ganó de él. Es difícil de explicar. El factor hermandad es un recurso muy típico del western, relacionado con el legado de violencia que se remonta a los antepasados de uno y cómo se gestiona eso. En ese sentido, no está muy lejos de 'El hombre que mató a Liberty Valance', donde lo que se intenta no es más que lograr un estado de democracia. Pero, la cuestión es: ¿Cómo se las arreglará uno para refrenar esa violencia latente?

Para mí, lo que hace especial a 'Los hermanos Sisters' es que tiene que reflejar este mito, pero como una conversación entre dos hermanos. Este es un western que se puede analizar desde un punto de vista freudiano: Dos hermanos hablan y hablan, y acaban diciéndose cosas que nunca antes se habían dicho. Normalmente, esto pasaría estando sentados en el sofá del salón de casa; aquí, es a lomos de un caballo.

Los Sisters son un par de asesinos a los que les gusta mucho hablar y esa mezcla inesperada es la que hace que contar esta historia sea tan fascinante. Otro aspecto bastante interesante es cómo de oscura podíamos volverla: Como un cuento de hadas en el que dos hermanos se han perdido en el bosque, pero se van acercando a... algo.

Teníamos que conseguir que hubiese un conflicto igual de relevante para los dos hermanos, así que uno de los cambios que hicimos respecto al libro fue ampliar los personajes de Warm y Morris, el idealista y el buenazo. Ambos aparecen en la novela, pero como dos personajes meramente anecdóticos. En la película, en contraposición a la mentalidad y la crudeza de los hermanos, representan un mundo más moderno y una visión más utópica de este.


Muchos westerns tratan sobre la moral, al menos desde el punto de vista de uno de los personajes. En Los hermanos Sisters queda claro dónde están los límites morales de uno de los hermanos.

Cierto, el punto de vista de Eli va cambiando a lo largo del viaje. El objetivo de la película se presenta a través de Warm y cómo sus ideales van seduciendo al resto, uno a uno. Esa fue una de las partes más importantes a la hora de escribir esta adaptación. Para conseguirlo, nos inspiramos en la historia real de los sansimonianos que migraban por los Estados Unidos en el siglo XIX, un grupo de protosocialistas europeos que querían construir una nueva sociedad.


Así que nunca se pensó en la película como una simple reflexión sobre el género.

Aunque eso es algo que también entra en juego, cuando estás haciendo una película sigues viviendo en tu propia piel y eres consciente de las imágenes que ves, los libros que lees, las conversaciones que tienes, revelaciones del día a día...

Y entonces surge la pregunta: ¿cómo se representa el western hoy en día? Podemos identificar dos corrientes. Por un lado, están los que se basan en los clásicos, como 'Appaloosa' y 'Open Range', que rinden homenaje a los arquetipos tradicionales, los paisajes, etc. Por otro, tenemos el enfoque de Quentin Tarantino: Irónico y con la ultraviolencia propia de estos tiempos. Con 'Los Hermanos Sisters', sin embrago, creo que hemos conseguido abrir una tercera vía: Apaciguar el viejo oeste.


Aparecen en pantalla dos dúos paralelos: Los hermanos por un lado y Warm y Morris por el otro. Los espectadores suponen que el clímax de la película será cuando se encuentren entre ellos, el enfrentamiento final, pero cuando finalmente lo hacen, nada es cómo se esperaba.

El encuentro de los cuatro a orillas del río tomó una magnitud diferente y un peso mayor después de que hubiéramos decidido convertir a Warm y Norris en personajes más completos. En la mayoría de los westerns se presentan conflictos y revelaciones mucho más básicos, mientras que aquí hay una evolución evidente y una serie de respuestas emocionales nunca vistas en este contexto.


Para recrear Norteamérica, fue necesario rodar en España y Rumanía, ¿por qué?

Fue una de nuestras condiciones, y no solo por temas de presupuesto. Habíamos visto algunos exteriores en la costa oeste de los Estados Unidos y en Alberta, Canadá, donde ya se había rodado la serie 'Deadwood'. Sin embargo, cuando ibas allí, todo estaba listo para grabar: El cielo abierto, las montañas, los sets de ciudades ya montados... Todo estaba demasiado visto y sentí que necesitábamos ser más creativos. Para mí, como director, lo verdaderamente importante es dar realismo. Me vi en la misma situación con 'Un profeta': Visitamos prisiones reales de Francia, Suiza y Bélgica, pero, aunque todas nos hubieran dado mucho material documental, no habríamos conseguido todo el realismo y la naturalidad que queríamos.


En tus películas, se ahonda cada vez más a menudo la necesidad de reinventarse y esa sensación de ser un extraño para uno mismo y los demás.

Y es algo que también me aplico a mí mismo. Para mí es vital conseguir que cada película te ponga en situaciones en las que te tienes que involucrar de una forma distinta y trabajar de forma distinta, y esto no siempre es fácil. 'Dheepan' consistía en rodar una película con actores sin experiencia que venían de cualquier sitio o, incluso, solo hablaban tamil. En cierto sentido, con 'Los hermanos Sisters' se duplicaba el reto: Había que rodar un western, en España y Rumanía, con actores británicos y americanos.


¿Cómo te sentías acerca de que esta fuese tu primera película con estrellas de Hollywood?

Siempre he tenido la sensación de que me sería imposible grabar una película en los Estados Unidos, tanto a nivel organizativo como logístico. Aun así, es innegable que hay actores con los que merece mucho la pena trabajar, profesionales que llenan la pantalla con su fuerza y presencia.

Trabajando con ellos en 'Los hermanos Sisters', descubrí lo que es la dedicación de verdad: Esa que nunca decae. Una vez, Jake Gyllenhaal se me acercó y me dijo: "He leído mucho sobre la época, Jacques, pero, en tu opinión, ¿cómo se expresaría alguien que estudió en una de las universidades más importantes de la costa este en el siglo XIX? ¿Cómo construiría las frases?". Me alegré de que me preguntase, pero ¿cómo iba a contestarle yo a aquello? Pues bien, Jake decidió irse a practicar con un lingüista durante un mes y, cuando volvió, traía el guion lleno de anotaciones fonéticas. Lo único que le faltaba era el vestuario. Aquello era totalmente nuevo para mí.

Estos actores llegaban con el personaje ya caracterizado, acertaron ellos mismos cómo se tenían que sentar o cómo actuaban en compañía de otros, como, por ejemplo, si miraban o no a alguien al hablar. Saben dónde está la cámara, por qué está ahí, cómo aparecerán ellos en pantalla o en ese plano y qué detalles de su expresión se van a capturar. Todo aquello me parecía sorprendente. Excitante, incluso. Puede que aquel fuera a ser un día de rodaje duro, pero siempre me tranquilizaba sobremanera saber que, cuando llegase al trabajo, ellos estarían allí.


¿Cómo fue dirigir a Joaquin Phoenix?

Joaquin es el hombre más encantador que he conocido en mi vida. Nada más empezar, me dijo: "Jacques, yo no soy un actor profesional". Y, bueno, es difícil tomarse esa afirmación en serio, teniendo en cuenta que lleva delante de las cámaras desde los ocho años... Al final de cada toma, él siempre se quedaba esperando a que te acercaras y le dijeras qué tal había estado y qué cosas tenían que mejorarse para la próxima vez. Incluso después de haberle dicho que todo estaba bien, él seguía teniendo sus dudas.


¿Cuál es la dinámica entre los dos hermanos, siendo uno más joven que el otro?

Me encantaba rodar con ellos dos juntos, especialmente, por lo gigantesco que es John. Y es que, aun así, el que manda es el más joven, como en el paradigma bíblico en que el hermano mayor pierde sus derechos de nacimiento. Además, aún tiene que madurar, algo que acercará el personaje al espectador. Estamos ante dos vaqueros curtidos, que, en el fondo, siguen teniendo poco más de doce años: Algo dentro de ellos se quedó congelado en el tiempo. Aunque solo pueden seguir adelante si están juntos, hay algún conflicto de su infancia por resolver... o resuelto de una forma atroz.


El final de la película es irónico y recuerda, en cierto modo, a 'Dheepan'.

Nunca había grabado una película con tantas escenas fuera de secuencia, pero, aun así, insistí en que el final tenía que ser lo último en rodarse, para que todos lo guardasen en su memoria como la guinda de la película que acabábamos de hacer. Esperé hasta la mañana del último día para tratar algunos aspectos con los actores y que aquello se convirtiese en un cierre de verdad.

No se intenta que el final parezca parte de un sueño: Está pasando de verdad. Sin embargo, la forma que toma esa secuencia, cómo la grabamos, tiene cierto punto de fantasía. Presentamos una visión muy subjetiva de la forma en que Eli experimenta todas las sensaciones de ese momento.


Hablando de tomas, ¿cómo fue colaborar con el cinematógrafo Benoît Debie?

Tanto Harmony Korine como Gaspar Noé habían conseguido que admirase el trabajo de Benoît. Ante todo, lo que él quería es que la película se filmase en 35 mm.

Él es de los pocos cinematógrafos de hoy en día que lo que buscan es capturar los colores y no quedarse con esa apariencia poco saturada y con predominio de azules que se ha convertido en estándar con las capturas digitales.

El resultado fue una paleta de colores oscuros, pero, cuando hay un poco de luz, la imagen se vuelve muy colorida, incluso en exteriores. Intentamos tener presentes aquellos daguerrotipos que se hacían sobre placas de metal en el siglo XIX y que luego se retocaban con algún rojo o verde o -lo que viene muy al caso- con oro.


¿Se barajó la posibilidad de adaptar visualmente la película al estilo cinematográfico de un western clásico?

Como ya he comentado antes, ese no es un aspecto que me fascinase. A muchos directores les gusta experimentar las mismas dificultades técnicas o hacer recreaciones, pero yo suelo evitarlo, a menos que me resulte de alguna ayuda. Las imágenes más extraordinarias que he visto en los últimos diez años no estaban en el cine, sino en el arte contemporáneo. Queremos mantener una relación estrecha con lo tradicional, pero las herramientas y la forma en la que se presenta la realidad han cambiado. Esta es una gran paradoja muy propia de nuestros tiempos.


Esta película está dedicada a tu hermano, que falleció con tan solo 25 años. Cuando uno piensa en un hermano, ¿vuelve inevitablemente a su infancia?

En mi caso sí. Para una familia en la que solo hay dos hermanos, cuando uno de ellos ya no está, el otro se convierte en hijo único y pasa a ser el mayor. Todas las responsabilidades que antes eran del otro caen ahora sobre tus espaldas: Es como recibir una herencia. Te das cuenta de lo cómodo que era refugiarse en él. De repente, te quedas sin las ventajas de ser el pequeño y te enfrentas a todos los inconvenientes de ser el primogénito. Y, además, estás solo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



"Cuando pasas tiempo con algún hermano o familiar, tienes la impresión de no poder escapar", observa John C. Reilly. "Esa sensación de estar irremediablemente unidos. La relación no se ha elegido: Es el destino, la sangre. No puedes salir, pero ¿podrás sobrevivir a ella?

Como ya ha hecho en otras ocasiones, el aclamado director Jacques Audiard vuelve a tomar las riendas en materia de lazos de sangre con 'Los hermanos Sisters', esta vez, a través del género western. El resultado está impregnado tanto de la tensión propia de sus filmes -como en 'Un profeta' o 'De latir, mi corazón se ha parado'-, como de esa compasión ganada a pulso presente en sus más recientes 'De óxido y hueso' y 'Dheepan'.

Audiard y su colaborador usual, Thomas Bidegain, adaptaron el guion de la película basándose en la novela homónima de Patrick deWitt, de la que Reilly y Alison Dickey compraron los derechos en 2011.

El autor del libro cuenta que "ya había trabajado con John en 'Terri', para la que él mismo había escrito el guion, adaptándolo de una de sus obras inéditas" y continua: "El director, Azazel Jacobs, leyó el borrador de 'Los hermanos Sisters' y pensó que a John le gustaría mucho aquel material, así que me preguntó si podía dárselo y yo accedí encantado. La respuesta de John fue increíble y enseguida se puso manos a la obra para impulsar aquello como un proyecto".

El actor nominado a los Premios Óscar en 2002 recuerda que "Normalmente, suelo procrastinar a la hora de leer, pero, cuando me dieron 'Los hermanos Sisters', no tardé más de 24 horas en terminarlo. Me sentí identificado con los personajes de inmediato, especialmente, con Eli Sisters. La dinámica que seguía con su hermano me resultó bastante familiar, pues tengo tres hermanos. Además, la novela es bastante divertida y muestra a hombres con emociones, muy diferentes al hermético personaje del macho tan típico del género western".

DeWitt explica que "pensaba bastante en Charles Portis -a quien se conoce principalmente por True Grit, a pesar de que la mayoría de sus libros no tienen nada que ver con el western- y las novelas de John Steinbeck en su época en Monterey. Lo que había empezado escribiendo como el diálogo de dos hombres a lomos de sus caballos, acabó siendo, por pura casualidad, un western".

Reilly añade que "Lo que me impactó de la forma en que Patrick había escrito el libro fue descubrir cómo hemos asumido -por las películas y series de televisión sobre el viejo oeste- que en aquel entonces uno le decía "paleto" a cualquiera o se llamaban a silbidos los unos a los otros, y te das cuenta de que quizás no tenía nada que ver con eso. Sin radio ni películas ni televisión, lo único que tenían era la lengua escrita, así que es muy probable que se tuviera un sentido mucho más elevado de la formalidad, además de que tratar o no con respeto a los demás podía marcar la diferencia entre estar vivo o muerto".

Como productora asociada de Reilly, Dickey afirma que "estaban buscando un western en el que él pudiese participar, ya que es un género a través del que se pueden contar historias muy primarias que nos afectan a todos"."El libro era tan bueno que me pasé toda una noche en vela leyéndolo", añade.

Resultó ser tan bueno como para que lo incluyeran en la lista de finalistas al Premio Booker, momento en el que "empezaron a llamar desde Hollywood" recuerda Dickey con una sonrisa. De modo que, ella y Reilly se asociaron con el productor nominado a un Óscar, Michael De Luca (La red social), para poner en marcha su proyecto. De Luca, que ya había trabajado con Reilly hacía cerca de veinte años en la premiada 'Boogie Nights', afirma que "John es uno de los mejores actores estadounidenses y que el de Eli Sisters era un papel para el que él parecía estar predestinado". Además, asegura que "haberlo tenido como coproductor había hecho de este un proyecto mucho más atractivo".

El productor opina que "la novela de deWitt es un clásico moderno" y añade que, "aunque le encantan los westerns, esta es además la fantástica y emotiva historia de dos hermanos, dos hombres, y de la búsqueda de humanidad". Al principio, según nos cuenta deWitt, "los meses empezaron a pasar y seguían sin un director". "Así que empecé a cruzar los dedos", confiesa el escritor.

Poco después, en septiembre de 2012, De Luca, Reilly y Dickey asistieron al Festival Internacional de Cine de Toronto, donde Audiard presentaba 'De óxido y hueso'. Los Reilly estaban interesados en el director desde mucho antes de ver aquella película, como asegura Dickey: "John y yo habíamos visto Lee mis labios en el cine hacía unos diez años y habíamos estado siguiendo la obra de Jacques desde entonces. Sus películas increíblemente viscerales y directas".

Reilly añade que "Puede que Jacques no haya hecho tantas películas como otros directores de su generación, pero no conozco a ningún otro con un historial tan perfecto. Sabía que él conseguiría sacar el lado más humano de este material".

Cuando Audiard volvió a casa, después de haber tenido la primera reunión con ellos, ya tenía en su escritorio una copia de la novela recién publicada en su versión al francés. Dos meses después, todos volvieron a encontrarse en Los Ángeles y todo "se habló más en profundidad", cuenta Dickey. "Fuimos ganando confianza y acabamos asociándonos".

"La decisión de elegir a un director extranjero para trabajar con lo que se puede entender como material estadounidense tiene su lógica: Como no tienen tanto bagaje cultural, suelen enfocar las cosas desde una nueva perspectiva. Basta con pensar en cómo Ang Lee consiguió que sus películas funcionasen tan bien".

El mismo Reilly reconoce que "Jacques está acostumbrado a trabajar de forma totalmente independiente, bajo sus propias condiciones". Así que "le dieron total libertad" y le pidieron que "hiciera suyo" el proyecto.

A la hora de escribir el guion con Bidegain, uno de los primeros impulsos de Audiard fue ampliar los personajes de los dos hombres en el punto de mira de los hermanos, John Morris y Hermann Kermit Warm. Dickey comenta que "el desarrollo de estos personajes fue avanzando y aquello se acabó convirtiendo en un juego a cuatro bandas en el que había dos parejas. Se profundizó en las relaciones, haciéndolas evolucionar".

Reilly añade: "En 'Los hermanos Sisters', Warm espera mucho más de la humanidad y, cuando se cruza en el camino de alguien dispuesto a cambiar las cosas, consigue atraerlo como un imán: Sienten que él sabe que todo puede ser muy distinto en el futuro. Lo que convence a Morris, que tantas situaciones extrañas ha vivido haciendo su trabajo, es haber encontrado a alguien que lo escucha y entiende tan bien".

Riz Ahmed, ganador de un Emmy por su papel en 'The Night Of' y actor que da vida a Warm, cree que el transgresor químico "es un genio hecho a sí mismo capaz de ver lo mejor de los demás". Según sus palabras, "no solo busca encontrar el oro que hay en los ríos, sino sacar lo bueno que se esconde dentro de cada persona. Por desgracia, le ha hablado a demasiada gente sobre el método tan eficaz de encontrar oro que ha diseñado y ahora está en busca y captura. Aun así, él sigue en su camino hacia San Francisco, ¡hecho todo un emprendedor!".

"Jacques es uno de mis directores favoritos, de modo que, en cuanto surgió la oportunidad de trabajar con él, la tomé sin pensármelo. Antes de conocernos en persona, me enviaba correos con información muy detallada, aunque, en cierto modo, críptica y misteriosa. Otra de las cosas más emocionantes fue investigar acerca de en qué punto se encontraba la ciencia a mediados del siglo XIX".

El rodaje de la película tuvo que esperar un poco más, porque tanto Audiard como Bidegain tenían que empezar y terminar otros proyectos para los que ya se había comprometido: 'Dheepan' y 'Les Cowboys', donde también aparece Reilly, respectivamente.

A medida que elaboraban el guion, los directores iban consultando a deWitt, incluso sobre algunos cambios de diálogo. Dickey comenta que "Jacques era capaz de desmontar el libro y visualizarlo por partes. Luego, volvía a unirlo, creando algo nuevo que, no obstante, mantenía una conexión fiel con el material de referencia".

Las expediciones en busca de exteriores empezaron en 2015. Audiard y sus socios se hicieron el recorrido que los hermanos Sisters siguen desde Oregón a San Francisco mientras persiguen a Morris y Warm. Una vez el guion estuvo terminado y con suficiente antelación al rodaje, se unieron al equipo la productora francesa Why Not Productions -que ya llevaba 15 años trabajando con Audiard- y la compañía estadounidense Annapurna Pictures. En este momento, se contrató también a los jefes de departamento, que desempeñarían un papel clave en el proyecto.

Audiard se puso en contacto con el cinematógrafo Benoît Debie, encargado del rodaje de 'Spring Breakers', producida también por Annapurna, y le pidió que colaborase con él en este proyecto. "La preparación de 'Los hermanos Sisters' nos llevó bastante tiempo", cuenta Debie. "Había muchos aspectos de la película sobre los que Jacques y yo teníamos que hablar, y muchas posibles influencias que valorar, desde viñetas de cómic hasta películas del viejo oeste".

"[El diseñador de producción] Michel Barthélémy y yo debatimos sobre cuál sería la paleta de colores, tanto en interiores como en exteriores. Para Jacques era importante que hubiese color, pero no demasiado". Barthélémy, diseñador de producción de muchas de las películas de Audiard, admite que "sabía de la existencia de este proyecto desde varios años antes de que se empezara con el rodaje" y añade: "Fue bastante inesperado. ¿Jacques haciendo un western? Entonces, cuando leí el guion, me abrumó saber cuánto tendría que documentarme sobre aquella época. Pero, poco a poco, aquello fue tomando forma".

"Una de las cuestiones en las que se centraba el guion era el ingenio humano, la capacidad de inventar que tiene el hombre. Cuando me quise dar cuenta, estaba buscando si había alguna prueba de que entonces existiese algún tipo de cisterna en los inodoros. Aunque intentamos ser lo más realistas posible, puede que sí que haya un pequeño anacronismo en lo que a los principios morales se refiere. Algunas veces, tienes que ser fiel a lo que era en ese momento, pero hay otras en las que tienes que alejarte un poco de ese concepto de reconstrucción".

Sin duda, fue todo un acierto asegurarse de que la diseñadora de vestuario Milena Canonero, ganadora de cuatro Óscars por su trabajo, participase en este proyecto. "Es una leyenda", confiesa Barthélémy, alabándola. "Sus diseños son supermeticulosos. Para ella, todo tiene que seguir una lógica y transmitir energía. Presta atención hasta al último extra que participe".

Ahmed reconoce su admiración por "el nivel de detalle y autenticidad con el que se aborda el proceso de documentación para crear el vestuario" y añade: "Milena busca prendas antiguas de alrededor del mundo y contrasta lo encontrado con registros fotográficos y escritos. Todo este trabajo consigue que no sientas ninguna barrera a la hora de actuar frente a las cámaras".

Según Dickey, haber elegido finalmente escenarios en España y Rumanía "no solo resultó ser una ventaja a nivel económico, sino que ayudó a encontrar un equilibrio entre la intensidad emocional del material con el que se trabajaba y lo que suponía rodar en exteriores, consiguiendo que se hicieran uno". Y añade: "El hecho de que se hablaran tantos idiomas en aquel set -francés, español, rumano, italiano, inglés- y que todo el mundo tuviese tantas ganas de expresarse, reflejaba la historia de la película.

Ahmed confiesa: "Como londinense, vengo de una de las ciudades más multiculturales del mundo. En este sentido, una de las cosas más geniales de formar parte de 'Los hermanos Sisters' fue estar en el set con gente de tantas nacionalidades. La película va sobre cómo intentamos encontrar cuál es nuestro propósito a través de nuestras relaciones con los demás y cómo superamos las barreras que nos separan a los unos de los otros".

"Otra de las cosas que más me han cambiado ha sido trabajar con todos estos actores".

Los actores Jake Gyllenhaal, quien ya actuó junto a Ahmed en 'Nightcrawler', y Joaquin Phoenix participan también en este filme dando vida a John Morris y Charlie Sisters, respectivamente. Reilly, que había insistido bastante en que Phoenix formase parte de la película, dice: "Sabía que él tenía que ser Charlie. Lo tengo en muy alta estima como actor". Y sigue: "Nunca nos contamos cómo era cada hermano, simplemente, empezamos a pasar tiempo juntos. Durante el periodo de ensayos, nos íbamos a pasear hasta lo más alto de una colina en España. Un recorrido de unos dos kilómetros y medio, durante el que no decíamos ni una palabra. Éramos meros testigos de la existencia del otro, acostumbrándonos a sintonizar, descubriendo la energía y los anhelos de cada uno".

En cuanto a la relación entre los hermanos, Reilly ve al personaje de Eli como "el cuidador, quien se encarga de que todas las mañanas tengan algo que desayunar o de que los caballos estén listos cuando se tengan que ir de un sitio a otro. Charlie es más vehemente, incapaz de aceptar un no por respuesta".

"Actuar junto a Joaquin fue magnífico. Es muy insintivo, así que, si te atreves a dar algo por sentado, no tardará mucho en echártelo en cara. Hay que aceptar lo que pasa en cada momento, vivir el momento. No hay un líder ni un seguidor: Tenéis que dejar que fluya. La relación entre Eli y Charlie se impregnó de todas estas cosas que experimentaba con Joaquin. Cuando él no estaba conmigo en el set, sentía como un vacío dentro".

Durante el periodo de grabación, Audiard hacía especial hincapié en conseguir que los actores improvisaran cuando estaba interpretando a sus personajes. Según cuenta Debie, "Jacques se tomaba su tiempo para trabajar con los actores codo con codo, en especial, para conseguir las escenas cómicas". "En 'Los hermanos Sisters', no tuve más remedio que improvisar, ya que, de un día para otro, todo podía cambiar".

Ahmed reconoce que "la forma de trabajar de Jacques consiste en no estancarse, así que te empujará a probar algo diferente. No es que intente plasmar una imagen preconcebida en su cabeza, sino ver cómo se desarrollan las cosas. Entonces, puede que acabe llevándolo en otra dirección. Personalmente, me parece una forma de ver la interpretación muy creativa y estimulante: Siempre tienes que estar con los ojos bien abiertos. Es un proceso abierto, fluido y dinámico", añade el actor.

Reilly, por su parte, afirma que "confía en Jacques porque tiene una capacidad increíble de detectar estupideces. Se pone a mirarte fijamente desde detrás de la cámara, capaz de detectar cuando algo no es verdadero, sino artificial: si estás sobreactuando". Y continúa: "Lo que él quiere es una actuación espontánea, una forma nueva de hacer las cosas. Esto es algo que se pudo ver desde los castings hasta el rodaje de cada escena".

"Otra de las cosas que me impresionan de él como director es la capacidad que tiene de ir editando en su cabeza. Cuando tú te estés preguntando por dónde saliste en la última toma, él se acercará y te dirá que no importa, que eso no se va a ver. También es capaz de imaginar cuál será el ritmo de la escena mientras la rodamos, y esa forma de encontrar el compás se refleja luego en la edición".

"Nunca he visto a otro director trabajar de la forma que trabaja Jacques, ninguno que diseñe las tomas como él lo hace. Está pensando en diez cosas distintas al mismo tiempo y, aun así, es capaz de estar totalmente presente. Además, por muy meticulosamente que lo haya preparado todo, siempre está dispuesto a adaptarse", comenta Dickey con asombro.

El estilo único de este director eleva a su máximo exponente la que Dickey describe como "una película sobre dos hermanos enfrentados al trasfondo de un periodo sin igual y a las vastas extensiones del viejo oeste, un lugar en que se persiguen los sueños".

Según Reilly, "puede decirse que 'Los hermanos Sisters' habla de cómo y sobre qué cimientos se fundaron los Estados Unidos, pero, desde un punto de vista más humano, trata sobre las relaciones. Va del macrocontexto al microcontexto y viceversa".

De Luca afirma: "Creo que Jacques ha logrado hacer una película realmente maravillosa".


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Soprano
    Soprano 26 de Marzo de 2019, 07:58:43 pm
    Muy recomendable.  :guinar
  • Avatar de Wanchope
  • Avatar de Wanchope
  • Avatar de Soprano
    Soprano 11 de Mayo de 2019, 09:53:45 am
    Muy interesante la entrevista y las anécdotas sobre el rodaje, me alegra que se sigan adaptando este tipo de historias y cada vez me gusta mas este director, tengo ganas de verla en pantalla grande.
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 11 de Mayo de 2019, 10:44:34 pm
    Buena película, aunque para mí tiene algunos problemas de ritmo y/o de estructura. Creo que no está del todo bien ajustado el balance entre ambas parejas, aún asumiendo que el protagonismo está claramente en 'Los hermanos Sisters' de su título.

    En cualquier caso, una película muy interesante sobre la que además apetece hablar largo y tendido. Tanto es así que no acerté a dar forma a tantas ideas en forma de crítica, de ahí que colgase la entrevista en su lugar.

Noticias relacionadas