Buscador

Twitter Facebook RSS

Capítulo V: Cierto, pero incierto

Vía Festival de Cine Español de Málaga por 26 de abril de 2016
Quatretondeta

Hay cosas que cuelan. Y hay cosas que no cuelan. Para disfrutar de una película primero hay que creérsela. Y los primeros que tienen que creérsela son sus responsables, o de lo contrario será difícil que los demás se la crean. Porque no hablamos de una cuestión de fe.

'Acantilado' viene a ser la constatación de que en España salvo honrosas excepciones, o bien no sabemos hacer thrillers de suspense, o bien es un género muy infravalorado. La película de Helena Taberna es la personificación de la pereza, en lo que vendría a ser una representación hueca, vulgar y anodida de una serie de sucesos que simplemente ocurren. Porque sí. Porque están escritos en el guión. Así, sin más gracia que la de suceder.

No hay intención, tampoco nervio ni mucho menos emoción. No se molesten en buscarle algún tipo de subtexto soterrado. 'Acantilado' es un filme plano, inerte, que básicamente consiste en leer en voz alta una serie de lugares comunes. Sin causa ni reacción: uno detrás de otro, como quién lee la lista de la compra. Cosas que pasan. Y del mismo modo acaba, entre las manzanas y las peras sin molestarse en nada. Y para nada. Y sin entender nada.

Tampoco se acaba de entender muy bien que pretende 'Quatretondeta', producción con una premisa de lo más sugerente... pero con un desarrollo de lo más increíble. Pero en el peor de los sentidos: no hay quién se la crea. Hay cosas que cuelan, y hay cosas que no cuelan. Y la manera que tiene el guionista y director Pol Rodríguez de rizar el rizo requiere demasiada fe para que la ficción supere a la realidad. Como también resulta difícil tragarse unos últimos 20 minutos que, como vulgarmente se suele decir, se presentan como un pegote en toda regla. Y vivan los pueblos que nos pagan las facturas.

Un castillo de naipes que también se enfrenta a un reparto en el que José Sacristán, Laia Marull, Sergi López y Julián Villagrán parecen estar en cuatro películas diferentes. Cada uno en la suya pero ninguno en la de los demás. Y así ya pueden imaginarse, cuando dentro de lo qiue se supone es un juego colectivo cada uno hace la guerra por su cuenta... complicado que no salten las alarmas constantemente. Claro qie, si de este lugar llamado Quatretondeta es complicado escapar con una sonrisa, por algo es.

Continuará...

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Click aquí para más información

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas