Buscador

Twitter Facebook RSS

'Mira lo que has hecho' - Todo queda en familia

Vía El Séptimo Arte por 22 de febrero de 2018
Imagen destacada

Berto Romero es ahora mismo uno de los tíos más simpáticos que hay en España, como demuestran sus 15 gloriosos minutos semanales en "Late Motiv de Andreu Buenafuente", como bien nos ha enseñado David Broncano el nombre completo del programa de... Andreu Buenafuente. Un programa en el que ya no está el mencionado David Broncano, el más ilustre de los ciudadanos de Orcera quién, con dos cojones, ahora tiene programa propio, 'La resistencia'. Un late late, por aquello de tener siempre la última palabra.

Bueno, en realidad ya lo tenía, también en #0, 'LocoMundo', y también en la SER, 'La vida moderna', en donde comparte mondongadas con Quequé, su ahora sustituto en el mencionado 'LocoMundo', y sobre todo Ignatius Farray, vocero de los que no pueden gritar y maestro supremo de los mondongos que a su vez, colaboraba en 'Late Motiv' antes de hacerlo en "La resistencia de David Broncano". Lo dicho en el titular, todo queda en familia, porque la familia es lo primero. Por supuesto, también lo primero en dar por culo, faltaría más.

No es extraño que si alguien como Ignatius puede tener una serie propia, y que además pueda ser tan buena como lo es 'El fin de la comedia', y que alguien como Broncano puede tener un programa propio, y que además pueda ser tan bueno como lo es 'La resistencia', alguien como Berto Romero también pueda tener lo que le salga de las narices. Ya sea una película, un programa de radio, una obra de teatro, un perro como Dani Rovira o una serie de televisión, en lo que podemos considerar una lista de cosas que hacer en la vida (y que de hecho, ya ha hecho).

Si 'El fin de la comedia' narraba en clave de humor la cara B del cómico Ignatius Farray, se puede decir que 'Mira lo que has hecho' narra en clave de humor la cara B del cómico Berto Romero durante los primeros meses de vida de su primer pequeñín. Un momento de la vida dónde cualquier progenitor se diluye en beneficio de un retoño al que hay que quererlo muy mucho para poder, ejem, sobrevivir. Berto no deja de ser Berto, pero al igual que Ignatius en la mencionada producción de Comedy Central, lo es de tal manera que lo es siendo a la vez un chiste y una persona.

Un chiste de una enorme simpatía, per se, en un formato que parece mentira que no se ha haya explotado más en una España tan a menudo a la cabeza de la cola. Esos 20, 25 minutos que han hecho grandes a series como 'Catastrophe', la mencionada 'El fin de la comedia' o la propia 'Vergüenza', también una producción de Movistar+ y que evidencia que después de todo, vamos aprendiendo. 'Mira lo que has hecho' es una nueva joya que apuntar a esta lista de pequeños placeres cuyo único y gran pero es su corta, cortísima duración... o puede que sea justo lo contrario.

Los seis capítulos de 'Mira lo que has hecho' se quedan tan cortos como los 15 minutos de consultorio semanales, un motivo de peso para querer volver una y otra vez. Si 'El fin de la comedia' transformó a alguien tan potencialmente irritante como Ignatius en alguien tremendamente simpático -lo admito, fue mi caso-, en 'Mira lo que has hecho' partimos ya en este punto: Lo tremendamente simpático que es el tal Berto, en esta ocasión bien acompañado por una tal Eva Ugarte y un moñeco que tiene la vida que le faltaba al de 'El francotirador'.

Porque las comparaciones a veces no son odiosas, 'Mira lo que has hecho' es un reflejo tanto de aquellos 15 minutos en Late Motiv como de 'El fin de la comedia'. Es una dulcísima golosina que termina cuando apenas hemos empezado a saborearla, permitiendo que su gracia no se diluya en los 70 minutos en los que se diluyen los reflejos de 'Siete vidas' (o cualquier otro sucedáneo de manual de brocha gorda). Es un concentrado tan humilde, bienintencionado y a la vez tan bien avenido que resulta tentadoramente irresistible no dejarse llevar por su ingenio a pie de calle.

Porque además, y sin perder nunca de vista que se trata de una comedia tirando a ligera, 'Mira lo que has hecho' no reniega a la hora de meter "chicha", y según que "puyas", por debajo de una apuesta que va a más y que, por si fuera poco, rompe con la maldición del sketch que tanto pesa sobre la comedia española. Esto último es lo mejor que se puede decir de ella, que es una obra cotidiana y cercana, tan modesta y falta de glamour como la vida misma y que se desarrolla de forma creíble a la vez que por supuesto, siempre por supuesto, divertida.

Una delicia que demanda, exige una 2ª temporada YA MISMO si no fuera porque la sencillez que desprende está lejos de estar improvisada o ser fruto del azar. Se trata de una sencillez muy pulida pero directa, y honesta, que la acerca a lo mundano sin serlo del todo, logrando con ella una sonrisa que además de dejarnos un muy buen sabor de boca, nos identifica como cómplices espirituales. O lo que viene a ser un pedazo de simpatía de parte de uno de los tíos más simpáticos de Moderdonia (y alrededores).


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Mira lo que has hecho

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 23 de Febrero de 2018, 06:06:06 pm
    .
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 24 de Febrero de 2018, 07:35:23 pm
    Vista de una sentada la 1ª temporada y lo primero que me pide el cuerpo es volvérmela a ver del tirón, a falta de una 2ª temporada necesaria que por desgracia se hará esperar. ¡Quiero más y lo quiero ya!

    Su premisa, como se atisbaba por los avances, es una mezcla del "chico y chicha tienen bebé y les cambia el día a día" y de la vida del cómico tras las cámaras, una especie de "Louie CK" o "El fin de la comedia", pero con Berto Romero. Es cierto que es un poco ambas, pero también mucho más.

    Su mayor virtud es la sencillez, esa que a veces puede hacerte decir "está bien, pero no es para tanto", pero que en esta ocasión sería injusto decirlo y es una sencillez empapada de cercanía, de naturalidad, de contarte algo cotidiano, con lo que sentirte identificado, hablarte de cosas poco extraordinarias pero con las que conectas. Gran culpa de ello la tienen su pareja protagonista y la química entre ambos: Berto Romero (que progresa adecuadamente como actor, da un salto a lo grande como creador) y  Eva Ugarte, uno de los descubrimientos del año, de la que pronto se hablará en todos lados y se verá como cabeza de cartel de grandes películas.

    Histrionismos 0, búsqueda de lágrima fácil 0 y 0 chistes malos. Consigue hacerte reír, tiene momentos emotivos y puntazos muy buenos. Para ser sincero, en su arranque me sentía un poco fuera, con la sensación de que lo que contaba seguramente llegaría a muchos padres primerizos que pasaban por algo similar ahora, pero no a mi, aún pintando bien como serie. Pero en 6 episodios que son como 6 pequeños frascos de perfume en los que se concentra mucha cosa y en los que Berto y cía buscan condensar "la vida", con una narrativa ágil, con muchos recursos narrativos y enfoques temporales, con secundarios muy buenos, con cameos geniales y con "recaditos" potentes y poco sutiles (ni falta que hace) a diferentes aspectos de la sociedad en los que nos estamos volviendo completamente gilipollas.

    En resumen: Notable y altamente recomendable. ¿He dicho ya que quiero más? ¡Y lo quiero ya!
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 26 de Febrero de 2018, 05:25:35 pm
    Movistar anunció que su intención era estrenar una serie original al mes. El caso es que para marzo, que está a la vuelta de la esquina, no hay ninguna anunciada, lo que me anima a pensar que pueda ser porque tienen otros seis nuevos episodios más de 'Mira lo que has hecho' en la recámara.

    Pero sólo es un pálpito personal, que conste.
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 26 de Febrero de 2018, 07:14:00 pm
    Sería una gran noticia. Ahora me has hecho ilusiones...  :bueno
  • Avatar de Wanchope

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad