Buscador

Twitter Facebook RSS

'Antidisturbios' - Los peones del reino

Vía El Séptimo Arte por 14 de octubre de 2020
Imagen destacada

Es evidente que 'Antidisturbios' es obra de Rodrigo Sorogoyen. Tan evidente como que esta serie forma parte de la misma España que Sorogoyen retrató en 'Que Dios nos perdone' o 'El reino'. De hecho 'Antidisturbios' comparte con aquellas buena parte de sus bondades, así como, también, algunos de los que podríamos considerar sus defectos. Pero, por encima de todo y al igual que ocurre en las películas de Christopher Nolan, nos encontramos con su condición de tenso y vibrante thriller: A pesar de lo que pueda pesar 'Antidisturbios' no sólo siempre está en movimiento, sino que además siempre se mueve hacia adelante.

Aún a costa de pisotearse a sí misma como, sin ir más lejos, le ocurría al mencionado Nolan en 'Tenet'. A Sorogoyen a menudo le sucede lo mismo, de igual modo que de igual manera, eso repercute, también a menudo, la mayor parte de las veces, en beneficio de la causa. En la vida no se puede saber todo, y de hecho rara vez sabemos ni media: Nuestra existencia se podría resumir en una sucesión de grandes titulares sin cuerpo. ¿Acaso nuestro Currículum Vitae explica quiénes somos? ¿o cómo somos? ¿Un folio con un puñado de detalles redactados al gusto del consumidor sirven para describirnos como personas?

Más o menos lo mismo que en 'Que Dios nos perdone', más o menos lo mismo que en 'El reino': Unos 300 minutos de metraje tampoco le han bastado a Sorogoyen para entrar a matar. Al igual que Nolan, Sorogoyen salta de línea en línea sin detenerse en lo que hay entre líneas, en un retrato de los "antidisturbios" (y de todo lo demás...) que casa con la lectura en diagonal de un Currículum Vitae. Un retrato intenso y estilizado que bien podría ser relativamente superficial, como también podría y es tan perspicaz y agudo como el espectador tenga a bien considerarlo. O esté dispuesto a considerarlo bajo su propia escala de valores.

Es evidente que para algunos los "antidisturbios" son casi lo menos que uno de esos esbirros sin alma ni existencia fuera del uniforme de los que se compadecía Mike Myers en el primer 'Austin Powers'. De igual modo que hay quien piensa dos cosas diametralmente opuestas sobre lo mismo en virtud de quienes sean sus amigos, cuando en verdad, la verdad es que lo más importante es que la corrupción es cosa de todos. Y de todas. O de todes. Pero sobre todo de cada uno. Y de cada una. O de cada ¿une? En fin, que no es que Sorogoyen divague: Es que Sorogoyen sabe y comprende que más allá de nuestras narices hay más mundo.

Un mundo que creemos, o que nos gusta pensar que más o menos conocemos, siendo 'Antidisturbios' un caldo de cultivo idóneo para manifestar o poner a prueba dichas creencias. También, por descontado, para compartirlas con quien tengamos a mano (con una caña por en medio). Es cierto que su retrato de la idiosincrasia policial puede parecer tan superficial como el retrato de la idiosincrasia política de 'El reino'. Pero, también, que al igual que sucedía en 'Que Dios nos perdone', o incluso por qué no, en 'Madre', esa relativa apariencia está teñida de un imperfecto realismo tan sugerente como abierto a la especulación.

Como seres que reparan en la existencia a través de los grandes titulares de los medios de comunicación (o de nuestros -a menudo demasiado- afines en Twitter), 'Antidisturbios' se antoja como un estupendo reflejo de una realidad tan esquiva como a la hora de la verdad, difusa. Uno ya rara vez sabe qué creer, salvo aquello en lo que quiere creer. Tal vez... porque sí, para así poder construir su propia realidad. 'Antidisturbios' propone un trepidante viaje en donde es tanta la información que proporciona como tanta es la información que nos escatima, trayendo consigo la sensación de ser un viaje inacabado... porque siempre lo es.

"El ciclo de la vida" que decían en 'El Rey león'. Ese viaje continúa en nuestras cabezas como una mosca cojonera, tratando de calibrar por nuestra cuenta y riesgo qué es lo que hay entre líneas. Quién es el bueno y quién el malo... si los hay. Como siempre. El "yo pienso" como el dogma de los peones del reino. No sé si en ese sentido 'Antidisturbios' será "lo mejor de Sorogoyen" hasta la fecha, pero sí es innegable que es lo más largo, algo nada trivial o irrelevante cuando el cineasta mantiene el tipo a lo largo de los 300 minutos de metraje (a ojo) de lo que bien podría ser considerado un largometraje a lo 'Érase una vez en España'.

'Antidisturbios' es un thriller tan estilizado como estético que invita a su visionado del tirón. A juego con el nervio, pulso y rebaba de las mencionadas 'Que Dios nos perdone' y 'El reino', con las que claramente forma una trilogía temática. Sorogoyen nos satisface tanto como tanta es la miel que nos pone en los labios, en una producción que brilla a casi todos los niveles y que logra ser lo que 'La línea invisible' también fue pero que 'La unidad' se quedo con ganas de ser: Un thriller muy logrado y convincente que además de ser altamente entretenido, funciona como una historia poliédrica en la que las líneas del mundo se difuminan.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Antidisturbios

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 17 de Octubre de 2020, 12:19:52 pm
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 17 de Octubre de 2020, 12:57:43 pm
    Vistos los tres primeros episodios, me han parecido pura tensión y adrenalina. Supongo que traerá polémica y la acusarán unos y otros de blanquear al "contrario", pero por ahora al menos, y a mi modo de ver, parece ofrecer una visión amplia y compleja.

    Las cloacas del estado y país de pandereta sólo las negaría un ciego. Sigue un poco en la línea que marcaba 'El Reino'.

    Ya cuando la acabe dejo reseña.
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 17 de Octubre de 2020, 01:18:58 pm
    Vistos los tres primeros episodios, me han parecido pura tensión y adrenalina. Supongo que traerá polémica y la acusarán unos y otros de blanquear al "contrario", pero por ahora al menos, y a mi modo de ver, parece ofrecer una visión amplia y compleja.

    Eso ya se está leyendo por twitter. Lo habitual cuando se estrena una serie de este tipo, como ya pasó en abril con 'La línea invisible' o el pasado mes con 'Patria'. Y lo mejor de todo es que la mayoría de los que dicen lo uno o lo otro seguro que no la han visto.
  • Avatar de Cansadodeloszombis
    Cansadodeloszombis 22 de Octubre de 2020, 09:37:20 am
    Yo por mi parte confirmo que es la mejor serie Española de todos los tiempos. Imprescindible.
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 24 de Octubre de 2020, 01:02:26 pm
    Vivimos la edad de oro de las producciones de ficción españolas. Las plataformas ofreciendo producciones al nivel o por encima de lo que se hace en USA. Y las dos Españas dándose de hostias "apropiándose" o "cancelando". Sin haberlas visto en casi ningún caso. Somos gilipollas.

    Dicho esto, intentaré hablar de la serie, sin entrar en valoraciones personales de si, desde el criterio ignorante o sesgado de lo poco que conozcamos desde fuera o el poco contacto que hayamos podido tener cada uno de más lejos o más cerca, del trabajo de los antidisturbios. Porque, para empezar, es una obra de ficción, como tantísimas otras, que si se hubiera basado en otro gremio, no habría tanta polémica.

    Porque al final, la serie de Sorogoyen no es un panfleto de ningún tipo ni en ningún sentido político o identitario. Nos presenta una historia que te engancha desde el inicio, cargada de tensión y adrenalina, interesante (y a ratos apasionante) tanto en la parte de acción como en la de investigación de despacho. Con unos personajes complejos y muy diferentes entre sí, por lo que es absurdo afirmar tras verla, que se juzga a un cuerpo policial entero y mucho menos que se les criminaliza, cuando al final, pudiendo comportarse mejor o peor en ciertas situaciones (como cualquier ser humano) son unas víctimas y piezas de ajedrez más de 'El Reino' que ya nos contaba el mismo director en la película con ese título.

    El último capítulo y en concreto su recta final, me parece sublime y un cierre de oro redondo que eleva a notables las buenas sensaciones que ya te había transmitido el resto del visionado.   

Noticias relacionadas