Buscador

Twitter Facebook RSS

Capítulo VII - El noble arte de la interpretación

Vía Festival de San Sebastián por 30 de septiembre de 2017
Imagen destacada

Esta en apariencia (ya veremos...) última jornada del Festival ha estado dedicada a los intérpretes, a menudo algo más que aquellos que dan la cara por la película. Pero por decir algo que ya supiéramos, no vaya a ser que nos compliquemos la existencia.

Hablamos por ejemplo de 'La buena esposa', cinta que desperdicia por completo el potencial de una historia que, por otro lado, no hay quién se la crea, no al menos tal y como está planteada. Podría haber sido una interesante obra de teatro, habida cuenta de que son Glenn Close y Jonathan Pryce, juntos o por separado, los que rascan el escaso interés de esta producción poco imaginativa, aún menos incisiva a olvidar en tres, dos, uno... ya.

Hablamos por ejemplo de 'The Leisure Seeker', cinta monótona y rutinaria realizada por el bolsillo de un Paolo Virzì irreconocible. En esta ocasión son Helen Mirren y Donald Sutherland los que a duras penas consiguen mantener a flote esta machacona y artificiosa historia melodramática que se ahoga en su propio jugo. Una aburrida y reiterativa constante con claro aroma a conservador telefilme de sobremesa a olvidar en tres, dos, uno... ya.

Hablamos por ejemplo de 'La gran enfermedad del amor', simpática y efectiva comedia romántica que no obstante, y a efectos prácticos, no deja de ser una simple "comedia romántica" con lo que eso supone (y conlleva). Por encima de la media aún a pesar de su protagonista, Kumail Nanjiani, mucho mejor secundario en 'Silicon Valley' que protagonista, y por encima de la media aún a pesar de abusar, como casi todas las producciones de Judd Apatow, de metraje.

Hablamos por ejemplo de 'Loving Pablo', una producción tan interesante como lo es la actuación de Javier Bardem... pero a su vez tan poco acertada como lo es la actuación de Penélope Cruz. De hecho esta última es el gran problema de la película -aparte del artificioso e indiscriminado uso del inglés-. Tanto la interpretación como el personaje, la forma de abordar sus escenas, su nulo valor narrativo, así como por supuesto esa molesta y cansina voz en off que no hace más que "cortar el rollo".

Un proyecto mal concebido al que este error garrafal le saldrá muy caro. Demasiado caro. Porque cuando Pe no está en escena y la cinta se centra en un (como siempre) muy acertado Bardem, esta gana tantos enteros como para rivalizar con filmes como 'Barry Seal', para que se hagan una idea. Una lástima, porque ahí es donde Fernando León de Aranoa demuestra mucha más garra como artesano que cualquiera de los directores de las tres películas anteriormente mencionadas.

Aunque para garra detrás de las cámaras, la demostrada por el alemán Robert Schwentke quién ha tenido que volver a su país de origen para encontrar un proyecto con el que exprimir eso que, aparentemente, en Estados Unidos no han sabido aprovechar. Filmada en un exquisito blanco y negro, 'Der Hauptmann' es un no menos exquisito filme capaz de tomarse a buenas algo tan poco dado a ser tomado "de buenas" como lo es la II Guerra Mundial...

... especialmente para una alemán, no lo olvidemos.

Aunque pierde algo de fuelle según avanza, la cinta cuenta con una extraña, audaz y poderosa sensibilidad capaz de fusionar el horror y la sátira en algo indivisible. La cinta posee una fuerza tremenda en ambos frentes, funcionando por igual tanto en lo distendido como en lo grave, en el que sin duda es uno de los acercamientos a la "Gran Guerra" más interesantes, impactantes y apodícticos que ha dado el cine en bastante tiempo. Must.

¿Continuará...?


Click aquí para más información

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas