Buscador

Twitter Facebook RSS

Día 2: Ni Zvyagintsev ni Haneke, Just Charlie

Vía SEFF por 05 de noviembre de 2017
Imagen destacada

El Festival de Cine Europeo de Sevilla se ha propuesto este año, en su XIV edición, que el inicio sea de lo más seductor. Si en el primer día se proyectaban películas de cineastas de reconocido prestigio internacional como Yorgos Lanthimos o Ruben Östlund, el día de hoy era para dos pesos pesados del panorama europeo y habituales en clave festivalera: Andrey Zvyagintsev y Michael Haneke, pero en ninguno de los dos ha recaído el protagonismo de este primer sábado del SEFF.

El primer madrugón de esta edición tenía como motivo el misterioso que no menos promocionado proyecto de Berto Romero llamado 'Algo muy gordo'. Berto se alía aquí con el director Carlo Padial para rodar una especie de making-off ficticio de una película cuyo rodaje se vuelve un poco "disaster", como diría Larrañaga. La intención de Padial puede encajar como un mockumentary, pero la misma exaspera por la poca gracia de su comedia, y esto en una película de este género es un error fatal.

'Algo muy gordo' es un tipo de propuesta muy concreta que tiene sus adeptos y ha provocado admiraciones entre los presentes al primer pase de la mañana, pero depender de cómo gestione el humor cada espectador para medir una película en una escala de categoría cinéfila es algo que a la larga perjudica. Asusta pensar que lo que los hermanos Franco y Seth Rogen han hecho con 'The Disaster Artist' sea abrir una veda donde ciertas ideas pueden naufragar sólo por el exceso de su absurdez.

Y de repente, a las 12:15 y hasta algo menos de las 14:00, el SEFF se paró. Los asistentes (algunos más y otros menos, pero la mayoría seguro) a la sala 11 de los Cines Nervión Plaza vivieron una experiencia vibrante. Desde Manchester llegaba la ópera prima de Rebekah Fortune titulada 'Just Charlie', y qué película amigo mío. Extraordinaria y devastadora inmersión en el dilema moral que supone el alzamiento de la voluntad transgénero dentro una familia convencional. Sin titubeos ni vacilaciones podemos afirmar que estamos ante una de las mejores películas de este SEFF 2017.

'Just Charlie' arrasa por la sensibilidad con la que retrata la amargura del querer y no poder ser feliz, el sinvivir de querer vivir, la jaula espiritual que a veces forma el traje más difícil que el ser humano se puede quitar, el cuerpo. Impresionante lo del debutante Harry Gilby, regalando escenas que rompen por su complejidad dramática y su emotividad. Son películas como estas, de las que no hace falta ni recordar la dirección o la fotografía, sino quedarse a vivir lo que se desee en su historia, las que dignifican estos eventos. Cine que te absorbe con un prólogo muy sensorial, te desnuda durante los 97' de metraje y te dispara con un plano final precioso.

Una vez superado la tremenda atracción de sentimientos que ha supuesto 'Just Charlie', uno de los más esperados aguarda la llegada del respetable a las butacas de la Sala 1. Desde Rusia, Andrey Zvyagintsev trae 'Sin amor', flamante Premio del Jurado en Cannes con una historia que pretende hurgar en llagas éticas algo profundas, consiguiéndolo aunque de una manera brillante. Cuando Zvyagintsev deja de ser estético y se pone a narrar como en 'Elena' (2011), su cine se torna más interesante. Aquí el director ruso critica con ferocidad al matrimonio joven que entienden el tener un hijo como un parche cuando la vida no sonríe en un ejercicio moralista muy plausible.

La película cuenta con actuaciones muy logradas, algún que otro plano memorable made in Zvyagintsev (el del niño detrás de la puerta es para imprimirlo) y un tono dramático con un ritmo in crescendo que favorece mucho el desarrollo de la historia y el epílogo de la misma. A destacar el gran trabajo de fotografía del habitual colaborador en la dirección fotográfica de las películas de Zvyagintsev, Mikhail Krichma, que consigue contraer en imágenes la versión gélida, arbórea e inerte de Rusia. A discutir, el macguffin de los mensajes políticos oídos por medios de comunicación como la radio y la televisión, un poco gratuitos.

El penúltimo pase del día volvía a ser español, fijando la media de 2 películas nacionales por día, y además era un estreno (a falta de ser presentada oficialmente hoy domingo en el Teatro Lope de Vega a las 20:30). Se trata de la última película de Manuel Martín Cuenca, director de la alabada 'Caníbal' (2013), a la que pone por título 'El autor'. Si en 'El ladrón de palabras' (2012) era Bradley Cooper quien se apropiaba de textos para labrarse una carrera como escritor de éxito, aquí Javier Gutiérrez se apropia de vidas con el sueño de ser un novelista más autorrealizado que afamado.

La cinta cuenta con un tono liviano que le beneficia y le perjudica a la vez. Le viene bien porque la vuelve cercana y cotidiana en el diálogo espectador-obra, sintiéndose muy real y por tanto, ganando en credibilidad a la hora de analizarla como relato. Por el contrario, le viene mal porque se arriesga a que al perder cierta carga dramática y soltar una intensidad que incluso la acercaran al thriller, la conexión con el espectador no supere la básica barrera de la empatía. Eso sí, probablemente tenga los mejores exteriores que se puedan elegir, los de la ciudad que la acoge para ser proyectada.

Como un buen postre, el último plato del día lo servía uno de los mejores cocineros de Austria, el genuino Michael Haneke. Después de sufrir varios palos en Cannes, su nuevo trabajo, 'Happy End', llegaba como una de las fuertes de la Sección EFA. Sala repleta, entusiasmo aparente en los rostros y las palabras de los asistentes al pase, y muchas ganas de que comience. Y ahí se quedan las ganas, en general, porque no funciona nada en la película. Es un cúmulo de subtramas vacías en alma que dibujan una familia burguesa pero disfuncional donde lo que pasa no importa y lo que no pasa se añora.

Haneke intenta modernizarse usando por ejemplo un prólogo a través de una app móvil de mensajería instantánea llamada Snapchat, pero no transmite y termina por ser más que un truco una distracción cutre. Lo mejor de la película, las conversaciones abuelo-nieta especialmente por Fantine Harduin. Ella es la viva imagen del espectador, perdida y desubicada ante todo lo que está viviendo delante de sus narices. Para más inri, Haneke, jugando a ser Shyamalan en un nexo de unión muy bien traído, suelta un spoiler brutal sobre el final de 'Amour' (2012) fastidiando a los pobres diablos que aún no han visto esa película. Haneke suspende, y como diría Alfredo Duro, "y al carrer!".

Se acaba el primer fin de semana del Festival, entrando en el 3º día donde esperan películas como 'Zama', 'Les Gardiennes', 'Tierra de Dios' o la película más festivalera presentada nunca en un festival de cine, 'Claire's Camera', del célebre coreano Hong Sang-soo, pero si algo queda claro, por encima de muchas cosas (y esto es algo que el mundo del cine tiene que ir aceptando ya), es que el cine británico siempre manda.


That's what I say.


Por Jesús Sánchez Aguilar
@JesAg_


Click aquí para más información

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 09 de Noviembre de 2017, 01:00:51 pm
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 10 de Noviembre de 2017, 09:06:49 am
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 11 de Noviembre de 2017, 03:26:20 pm
    El Teatro Lope de Vega acogerá esta noche la gala de clausura de la XIV edición del Festival de Sevilla. La ceremonia, que contará de nuevo con la actriz catalana Silvia Abril como presentadora, será el colofón de más de una semana en la que Sevilla se ha establecido, un año más, como la capital del cine europeo.
     
    La película portuguesa A Fábrica de Nada de Pedro Pinho se ha hecho con el Giraldillo de Oro de la XIV edición. El documentalista Pedro Pinho, al abrigo del colectivo de cineastas Terratreme, y con la crisis económica como trasfondo, ha hecho de éste su primer largometraje de ficción la película europea revelación del año. A Fábrica de Nada (The Nothing Factory) es una referencia desde que se presentó en la Quincena de Realizadores de Cannes y ha tenido en Sevilla su premier nacional.
     
    Durante la gala se procederá a la entrega de premios a las películas galardonadas en las distintas secciones del festival. Asimismo, la actriz danesa Trine Dyrholm, uno de los rostros más populares del cine europeo y musa del movimiento Dogma 95, recibirá el Premio Ciudad de Sevilla. El festival reconoce así la trayectoria de una intérprete que ha desarrollado su carrera paralelamente en cine, televisión y teatro y que ha participado en más de cincuenta títulos. Dyrholm ha presentado durante el festival su último trabajo, Nico, 1988 de Susanna Nicchiarelli, en el que ha dado vida a la mítica cantante de la Velvet Underground e icono de la cultura de los años sesenta y setenta.
     
    El festival rendirá homenaje durante su clausura a Benito Herrera, responsable de la Unidad de Cinematografía y Artes Audiovisuales de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, fallecido el pasado mes de octubre. Herrera ha sido uno de los grandes conocedores del audiovisual andaluz y un enorme defensor e impulsor del sector, incluyendo al propio Festival de Sevilla.
     
    Una vez finalizada la gala, se proyectará Barbara de Mathieu Amalric, película reconocida con el Premio a la Mejor Dirección, un sorprendente biopic de la cantante francesa que se construye como un juego metacinematográfico.
     
    El domingo 12 de noviembre el Festival de Sevilla vivirá su última jornada con la proyección de tres de las películas premiadas en el Teatro Alameda. Los films que tendrán una última proyección serán Insyriated de Philippe Van Leeuw a las 17.00 (Premio Eurimages), Western de Valeska Grisebach (Gran Premio del Jurado) a las 19.00 (Gran Premio del Jurado) y A fábrica de nada de Pedro Pinho a las 21:15 (Giraldillo de Oro).

     

    GIRALDILLO DE ORO
    A fábrica de nada, de Pedro Pinho
     
    GRAN PREMIO DEL JURADO
    Western, de Valeska Grisebach
     
    MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO
    Zama, de Lucrecia Martel
     
    PREMIO A LA MEJOR DIRECCIÓN
    Barbara, de Mathieu Amalric
     
    PREMIO AL MEJOR GUION
    A Violent Life, de Thierry de Peretti
     
    PREMIO A LA MEJOR ACTRIZ
    Selene Caramazza por Corazón puro
     
    PREMIO AL MEJOR ACTOR
    Pio Amato por A Ciambra
     
    PREMIO A LA MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA
    Maria Von Hausswolff por Winter Brothers
     
    PREMIO A LA MEJOR PELÍCULA DE LA SECCIÓN LAS NUEVAS OLAS
    Niñato, de Adrián Orr
     
    PREMIO ESPECIAL LAS NUEVAS OLAS (ex aequo)
    The Wild Boys, de Bertrand Mandico y Pin Cushion, de Deborah Haywood
     
    PREMIO NUEVAS OLAS NO FICCIÓN
    Distant Constellation, de Shevaun Mizhari
     
    PREMIO A LA MEJOR PELÍCULA DE LA COMPETICIÓN OFICIAL RESISTENCIAS
    Ternura y la tercera persona, de Pablo Llorca
     
    PREMIO DELUXE
    El mar nos mira de lejos, de Manuel Muñoz Rivas
     
    PREMIO EUROPA JUNIOR
    El malvado zorro feroz, de Patrick Imbert, Benjamin Renner
     
    PREMIO CINÉFILOS DEL FUTURO
    Just Charlie, de Rebekah Fortune
     
    GRAN PREMIO DEL PÚBLICO
    Insyriated, de Philippe Van Leeuw
     
    PREMIO EURIMAGES A LA MEJOR COPRODUCCIÓN EUROPEA
    L’intrusa, de Leonardo di Costanzo
     
    PREMIO ROSARIO VALPUESTA AL MEJOR CORTOMETRAJE PANORAMA ANDALUZ
    El mundanal ruido, de David Muñoz
     
    PREMIO ESPECIAL ROSARIO VALPUESTA A LA CATEOGRÍA ARTÍSTICA (DIRECCIÓN)
    Ayer o anteayer, de Hugo Sanz Rodero
     
    MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO ASECAN
    Diferencias, de Isabel Alberro
     
    PREMIO ASECAN A LA MEJOR PELÍCULA DE LA SECCIÓN OFICIAL
    Tierra firme, de Carlos Marqués-Marcet
     
    PREMIO CICAE MEJOR ÓPERA PRIMA
    Tierra de Dios, de Francis Lee
     
    IV PREMIO OCAÑA A LA LIBERTAD
    Mr Gay Syria, de Ayse Toprak
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 12 de Noviembre de 2017, 12:49:37 pm
  • Avatar de Wanchope

Noticias relacionadas